Bienvenidos al sitio de la Asociacion El Genio del Albergue

Conoce nuestra Asociación, nuestros artistas y actividades, contacta con nosotros y participa.

Visita nuestro blog

Alfredo Gaudes Muñarriz

Menú Espacio Muñarriz:

EL ALMA DEL BORDADOAlfredo Gaudes Muñarriz


Nos cuentan vecinos de Caparroso (Navarra), donde vivió el Alfredo niño, que ya recorría las calles del pueblo con un carrico en el que vendía chucherías y muñecos vestidos de faralaes u otras creaciones.
El aprendizaje es una secuencia golpeada por el martillo de la constancia, pero existen dones innatos escondidos en el alma o en las intrincadas espirales del genoma.


Alfredo es por naturaleza un creador, un artista demiúrgico. Vivió de la pintura y aun conservarán lienzos suyos en Suecia, donde residió, o puede que hasta en Chipre, pues un isleño de tal lugar fue mecenas suyo por lares escandinavos. Pero fue en Zaragoza, su ciudad natal, donde ya a edad madura encontró en el bordado la manera de expresar su don oculto.
Despojado de intereses mundanos, como la dependencia al vil metal o la nutrición del hambriento ego humano, Alfredo crea porque se lo pide el alma, porque lo lleva a fuego en su código genético. Es creación para comunicar e identificarse, así Alfredo Gaudes explica y da luz a su mundo interior y crea una identidad única abigarrada y colorista que lo convierte a si mismo en obra artística, porque su arte es para él, no borda de encargo; es un arte que customiza sus pertenencias que, impactante a la vista, cobra fuerza expresiva cuando él lo luce con su cadencioso andar y lo adorna de tarareo o berrinche. A golpe de puntada, sus encallecidos dedos pintan con hilos este universo cargado de fuerte simbolismo. Las maletas contienen palabras, las salchichas sirven de cuchara o incluso las teteras son capaces de verter bacalaos. Todo este espejismo surrealista tiene un mensaje a veces tan sencillo que abruma, y unas formas hipnóticas que engañan a los sentidos creando texturas, colores y volúmenes de gran realismo visual.

Creo que el Alfredo niño ya sabía lo que quería ser de mayor, lo que diría su tarjeta de visita, si fuera tan corriente como para gastar de esto; pondría:

Alfredo Gaudes Munárriz, anulador del repetir.


©2008 Asociación El Genio del Albergue - Todos los derechos reservados -- Diseño y desarrollo: Ameba Estudio Gráfico - XHTML/CSS